Cada año la misma historia y cada año el mismo sentimiento: con la de cosas que nos enseñan en el instituto que no van a ningún sitio, ¿por qué nadie nos prepara para hacer la declaración de la Renta? ¡Si es un trámite al que estamos obligados a enfrentarnos cada año durante el resto de nuestra vida! Por fortuna, a partir de ahora podemos contar con TaxDown, una de las mejores aplicaciones de declaración de Renta que hemos tenido la suerte de probar en los últimos tiempos.

Que sí, que los impuestos hay que pagarlos y que hay que hacerlo con alegría porque gracias a ellos disfrutamos de un estado de bienestar. Hasta ahí llegamos, pero… ¿quién es el que dijo que tenía que resultar tan tremendamente complicado? Hoy os presentamos una creación que ha llegado para revolucionar el mercado de la asesoría online. Son muchos los asesores y gestores que deben estar tirándose de los pelos por no haber visto venir esta herramienta, ¡pobres! En otras ocasiones os hemos hablado de las mejores apps de control de gastos, pero en esta ocasión la cosas no va de ahorrar… ¡sino de que os devuelvan el dinero que os han estado cobrando de más!

¿Qué es TaxDown?

TaxDown es, como ya hemos comentado, una aplicación de Renta que llega para solucionarnos la vida con el tema de los impuestos. ¿Y de verdad una app móvil puede hacer eso? Y tan de verdad. De hecho no solo lo hace, sino que lo hace muy bien… ¡y además no nos cobra si no es capaz de ahorrarnos dinero en nuestra declaración! 

Se trata de una empresa española, lo que ya nos da cierta garantía de fiabilidad, y su objetivo es organizar toda nuestra información y, de paso, aplicarnos todas las deducciones fiscales a las que no solemos saber que tenemos derecho. Existen multitud de descuentos y bonificaciones tanto a nivel regional como nacional que no conocemos y que pueden hacer que nos devuelvan muchísimo más. O que nos devuelvan, que en muchos casos ya es un consuelo.

El problema es que, si todo fuese como debiera, debería ser el propio estado el que facilitase la aplicación de dichas ventajas. Si saben lo que ganamos también deben estar al tanto de lo que pueden o no aplicarnos, ¿verdad? El problema es que son muy cucos y saben que si no lo reclamamos se lo pueden quedar sus arcas, ¡y no está la cosa para ir renunciando a una buena cantidad. Imaginaos, si sumamos todas las declaraciones mal hechas que se oficializan en nuestro país, que son unas pocas, el dinero extra que se está embolsando Hacienda a costa de los ciudadanos desinformados. ¡Para que luego nos quieran cobrar por circular por las autovías!

Esto es lo que hacía que cada vez más personas acudiesen a profesionales que se quedaban con gran parte de lo poco que conseguían ahorrarles. Hasta ahora. La pandemia de coronavirus ha cambiado las normas del juego, ¡y de qué manera, oye!

¿Qué ventajas tiene usar TaxDown?

La verdad es que todo esto está muy bien, pero… ¿es realmente ventajoso utilizar TaxDown? La verdad es que sí.

Yoigo Custom
  • Para empezar, no tenemos que ir a meternos en ninguna sede de Hacienda durante horas hasta que nos toque.
  • Tampoco tenemos que ir al despacho de nuestro asesor.
  • Con TaxDown podemos hacer una simulación en casa y comprobar de antemano cuánto podemos llegar a ahorrar gracias al uso de esta app.

La Renta de 2020 está marcada por el dichoso coronavirus llegado en su día desde la provincia china de Wuhan, así que cuanto menos nos expongamos… ¡mejor que mejor!

Pero el hecho de no tener que desplazarnos ni permanecer más tiempo de la cuenta con no convivientes no es la principal ventaja de esta herramienta. Lo mejor de todo es que, en un proceso de lo más light que además no es para nada excesivo en su desarrollo, es capaz de decirnos si va a conseguir o no que nos devuelvan más dinero de lo que aparece en el borrador.

Su sistema es muy sencillo, nos recuerda al del típico programita Akinator, que es capaz de adivinar lo que estamos pensando haciéndonos tan solo unas preguntas. Pues bien, aunque profundizaremos en el proceso un poco más adelante, ya os adelantamos que vais a alucinar con el sistema de TaxDown.

Lo único que necesita la app móvil para averiguar si puede procurarnos una suculenta devolución en la campaña de Renta es hacernos 9 sencillas preguntas. Con ese simple trámite es capaz de identificar si tendríamos derecho o no a alguna de las muchas deducciones regionales a las que podríamos acogernos. Ya se sabe, hecha la ley, hecha la trampa… ¡Al final lo único que hay que hacer para vencer al sistema es ser más listo que él!

¿Cómo funciona TaxDown?

Detrás de todos los grandes servicios de internet se esconde casi siempre un mismo concepto: el del algoritmo. Se trata de una solución matemática ideal para conseguir un propósito concreto. Por ejemplo, Google tiene el suyo propio para ir ubicando a las mejores páginas en los primeros puestos de cada búsqueda. Dicho algoritmo es el secreto de la Coca-Cola del mundo virtual a día de hoy, de ahí que tengan que ir cambiándolo cada cierto tiempo.

¿Y eso por qué? Pues porque si alguien consiguiese descifrar sus pautas, tendría la clave para posicionar las páginas que él quisiese donde y como él quisiese. El caso es que Google no es la única compañía que utiliza algoritmos. En el caso de TaxDown, sus desarrolladores han dado con la clave para que, una vez nos identifiquemos, su sistema pueda acceder a todo de forma automática. Desde nuestros datos fiscales hasta qué preguntas debe hacernos para afinar al máximo el tema de las deducciones aplicables a cada caso.

Puede que suene demasiado futurista, pero esta aplicación de Renta ha puesto a trabajar a una inteligencia artificial que, a la vista está, lleva a cabo su labor bastante bien. Además, si tenemos en cuenta que si no consiguen ahorrarnos nada no cobran… ¡deben confiar bastante en su buen hacer!

Pero basta de cháchara y centrémonos en lo que realmente importa. ¿Cómo funciona TaxDown más allá de sus entrañas matemáticas? ¿Resulta asequible para una persona que no sea experta en el mundo de la informática o mejor ni intentarlo? La verdad es que, a nuestro juicio, una de las principales fortalezas de esta herramienta digital es lo extremadamente sencillo que puede llegar a ser utilizarla. Esto, tratando el tema que trata, diríamos que tiene doble mérito. ¡Veámoslo paso a paso!

Reúne tu información en un entorno seguro

En la web oficial de la aplicación, en el apartado de seguridad, aseguran que “tu seguridad es nuestra prioridad, sobre ella basamos todo lo que hacemos”. Y parece que llevan esto bastante a rajatabla. De hecho, presumen de tanto de su encriptación de datos como de sus firewalls de seguridad, así como de su integración total con la Agencia Tributaria.

Además, si lo que te preocupa es la privacidad, tampoco tienes por qué estar con la mosca detrás de la oreja, ya que dejan muy claras estas tres cosas:

  • No venden datos a terceros con fines comerciales.
  • Tampoco los comparten con ningún otro fin.
  • Y, por supuesto, tampoco los utilizan para nada que no tenga que ver con la declaración.

Con esto bien claro la verdad es que podemos estar tranquilos a la hora de iniciar nuestra andadura con TaxDown… pero es que aún hay más.

  • No debes temer en ningún momento que alguien se logue en la app en tu nombre. Esta dispone de un log de registro que indica cuándo han sido las conexiones y desde dónde, ¡así que lo tendrás todo siempre bajo control!
  • Además, TaxDown te avisa por correo electrónico cada vez que se inicia sesión con tus datos. De ese modo, si no has sido tú y tampoco ha sido nadie en tu nombre, puedes cortar la conexión de raíz sin dar tiempo para nada al intruso.
  • La aplicación de Renta TaxDown trabaja mano a mano con Amazon Web Services, uno de los proveedores de seguridad más serios a nivel internacional. ¡Jeff Bezos no se anda con chiquitas!
  • Y por si todo esto fuera poco… el inicio de sesión está protegido por SMS y la app te avisa cuando alguien utiliza tu DNI para hacer una declaración.

¡Definitivamente, no tienes nada de qué preocuparte!

Valida los datos de forma precisa

Uno de los éxitos de TaxDown reside en la forma en la que recogen y validan los datos de los declarantes. El hecho de ser colaboradores autorizados de la AEAT hace que les resulte extremadamente sencillo acceder a ellos una vez les hemos abierto paso. Lo único que tiene que hacer el sistema, que no es poco, es ponerlo todo en orden, o al menos en el orden que él estime oportuno para trabajar de forma sencilla con todo lo que encuentre sobre nosotros.

Esto será lo que permita a la inteligencia artificial del software ofrecernos las preguntas que mejor se adecuan a nuestra situación. Por lo tanto, gran parte del secreto del algoritmo de TaxDown está en cómo gestiona la enorme base de datos de Hacienda, cómo trabaja con ellos. Además, el hecho de haberse especializado en esto y de que lo haga de forma rutinaria hace que, lo que a un asesor físico le costaría bastante tiempo, la herramienta lo consigue en tan solo unos segundos. ¡Por algo es una de las mejores aplicaciones para hacer la declaración de la Renta!  Ahorro de tiempo, desde luego, pero también de dinero, ¡que al final es a lo que hemos venido!

Una vez el sistema nos dé el ok, estará todo listo para poder continuar con el proceso. Lo único que debemos hacer es dejarnos guiar e ir avanzando poco a poco.

  • Con la versión gratuita de TaxDown, lo que sus desarrolladores llaman el ‘Plan BÁSICO’, es posible hacer una simulación para ver cuánto nos ahorraríamos sin tener que pagar ni un solo euro por ello.
  • Sin embargo, si queremos presentarla, que sea revisada antes por un experto y contar con un seguro y revisiones después de haberlo hecho, nos tocará pagar por la versión premium.

Rita, el motor fiscal de TaxDown, se encarga de hacer las ‘preguntas mágicas’

Pero antes de hablar de dinero hablemos de Rita, la IA que ha llegado para revolucionar al cotarro y que nos da a nosotros que irá mucho más allá de la campaña de Renta de 2020. El desafío aquí, como ya hemos mencionado antes al recordar a Akinator, es que, únicamente respondiendo a unas preguntas, TaxDown pueda afinar al máximo con las posibles deducciones a las que podríamos acogernos.

  • Lo normal, tal y como hemos podido leer en el blog de la app, es que a este bot le basten con entre 6 y 9 preguntas para dar con la clave de nuestro ahorro.
  • Sin embargo, también se nos avisa que podemos llegar a tener que responder hasta 15, la niña bonita. La verdad, ¿qué más da la cantidad si nos vamos a ahorrar un pico? ¡Pues eso!

Además, como ya dijimos un poco más arriba, ni hay que ser un experto informático ni haber estudiado económicas. Las preguntas de Rita están formuladas de forma que la práctica mayoría de público pueda entenderlas sin problema. O lo que es lo mismo, están pensadas para que prácticamente todos podamos beneficiarnos de esas deducciones de las que lo más probable es que no tengamos ni idea.

Por algún extraño motivo, aunque nos jugamos parte de nuestros ingresos, pensamos que el borrador de Hacienda debe estar bien. Al fin y al cabo es la fuente oficial, ¿por qué iban a querer engañarnos? No es que lo hagan (o al menos eso queremos pensar), pero lo cierto es que el borrador no tiene por qué recoger todos nuestros datos fiscales. Rita completa esa información y, de paso, la coteja con todo lo que tiene dentro de su enorme cerebro cibernético, ¡así nos devuelven lo nuestro!

Entrega de la declaración de la Renta, ¡y a otra cosa!

Una vez esté todo listo, la propia aplicación de Renta puede hacer la entrega a la Administración pública. Eso sí, bien hecha, como si hubiésemos pasado horas haciendo comprobaciones con nuestro asesor, y desde luego garantizándonos el máximo ahorro posible. Y es que ahí precisamente, en el ahorro, está el quid de la cuestión.

En TaxDown nos ponen un cebo muy goloso al que, la verdad sea dicha, nos resulta muy complicado resistirnos:

  • Si nos ahorran al menos 35€ sobre nuestro borrador, nos cobrarán 35€.
  • ¿Y si nos ahorran 500? Muy fácil, nos cobrarán… ¡35 euros!
  • Vale, eso está bien, pero… ¿qué pasa si consiguen ahorrarme menos de esa cifra? ¿Y si la cosa se queda igual? En cualquiera de los dos supuestos la respuesta siempre es la misma: no nos cobrarán nada de nada. Eso sí, podremos seguir presentando nuestra declaración de la Renta con la absoluta confianza de que está bien hecha y revisada por expertos.

Os íbamos a decir que se trata de una tarifa plana a nivel fiscal estupenda, pero es que es aún mejor. ¿Por qué? Pues porque en una tarifa plana, consumas lo que consumas siempre pagas la misma cantidad, para bien o para mal. Sin embargo, con esta herramienta, si no consigues la devolución estipulada, el servicio no te cuesta ni un euro.

Ya os lo decíamos antes, el cebo no podría ser más goloso. La verdad es que el usuario sale ganando en todos los casos, así que o se tiene muchísima confianza con el asesor de toda la vida y no se le quiere dejar tirado… ¡o nos da a nosotros que a partir de este año todo el mundo va a terminar tirando de TaxDown!

¿Dónde puedo descargar TaxDown?

Y ahora viene la mejor parte de todas, la que más nos gusta contaros en Mejores App: la descarga de TaxDown es completamente gratuita, así como la simulación de nuestra declaración de la Renta. Como ya os hemos contado, por lo único que tendríais que pagar es por presentar la declaración, y en caso de que no os devuelvan 35 euros o más… ¡os terminaría saliendo gratis igualmente!

¿Otra buena noticia? Está disponible tanto para android como para iOS, y en ambos sistemas operativos resulta igual de sencilla de utilizar. Lo único que hay que hacer es acudir a los markets de aplicaciones especializados de cada uno de ellos y pulsar en la descarga. ¡Os lo ponemos facilísimo!

  • Descarga TaxDown para android desde este link a Google Play.
  • ¿Prefieres utilizar TaxDown desde tu iPhone? En ese caso… ¡aquí te dejamos el enlace a la App Store de Apple!

 

Elijáis el sistema que elijáis, recordad que no estáis engañando a nadie. Lo único que estáis haciendo es reclamar aquello que es vuestro y que, de otro modo, se quedaría en un limbo en el que nunca sabemos muy bien para qué se utiliza. Los que ganan muchísimo se las saben todas para pagar lo menos posible, ¡ya iba siendo hora de que la balanza se equilibrase!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here