Cada vez somos más los que no seríamos capaces de hacer un trayecto en coche más largo que del trabajo a casa o de casa al trabajo sin el GPS de nuestro vehículo. El problema es que, aún con él, librarse de los atascos de hora punta o las retenciones causadas por algún tipo de accidente resulta prácticamente imposible. O resultaba, porque gracias a Social Drive lo tendremos muchísimo más sencillo. Volvemos a hablaros de una app ideal a la hora de ir en coche, una que nos hace la vida un poquito más fácil. Y mejor aún, ¡os enseñamos a utilizarla en un abrir y cerrar de ojos!

¿Cómo funciona SocialDrive?

Para utilizar Social Drive y empezar a saber dónde están situados los radares de tráfico o donde han situado controles policiales, lo primero que debemos hacer es descargar la app. Es totalmente gratuita, por lo que lo único que tenemos que hacer es acudir a la store de nuestro sistema operativo, descargarla e instalarla. Aquí os dejamos los links a las dos mayoritarias, la de iOs y la de android.

Una vez tengamos la app en nuestro smartphone nos tocará configurarla. No resulta nada complicado, pero por si acaso hemos preparado un tutorial paso a paso con capturas de pantalla para que no tengáis ningún tipo de problema. Tal y como hemos mencionado junto a los links de descarga, Social Drive es mucho más que un app: es toda una red social. Funciona gracias a la información y los avisos que los propios conductores van publicando para alertar al resto, se alimenta de ello, por lo que cuantos más haya utilizándola… mejor que mejor.

Y ahora sí, vemos cómo hay que configurar una de las aplicaciones más útiles a la hora de ponerse al volante siguiendo las instrucciones de Social Drive. Si os encanta conducir… ¡terminaréis utilizándola más que Facebook, Instagram, Twitter y Tiktok juntas! 

Configura tu ubicación

Lo primero que nos pregunta la app Social Drive después de asegurarnos que su uso es completamente legal, es nuestra ubicación. El motivo es bien sencillo: si queremos recibir avisos con mapa de forma automática, la aplicación necesita saber sobre qué zona queremos recibir información. Puede que nos parezca intrusivo, pero nada más lejos de la realidad, resulta que es por todo lo contrario. Tal y como podemos leer debajo, la app que nos ocupa es 100% anónima y no recopila ningún dato de sus usuarios, por lo que no puede generar esta información de forma autónoma. Y qué queréis que os digamos, por nosotros muchísimo mejor.

Lo único que deberemos hacer es pulsar sobre el botón ‘Permitir’ para poder pasar al próximo paso.

Diferentes avisos

Desde el mismo momento en que entramos por primera vez a la app, empezamos a ver avisos de nuestra zona. Podemos elegir si ver los de las últimas 24 horas, los de última hora u optar por otros lapsos de tiempo. Hasta aquí bien, pero… ¿qué tipos de avisos podemos recibir?

  • Controles: Se simbolizan en el mapa con un silbato de color rojo, la respuesta perfecta a esa pregunta que siempre nos hemos hecho, ¿cómo saber dónde hay un control policial?
  • Situación de radares fijos y móviles: El icono con el que se muestran es de color azul, y contiene un radar rectangular del que salen una ondas.
  • Accidentes, retenciones o estado de la carretera: El aviso es de color amarillo, y en él vemos tres coches en fila.
  • Situación del Pegasus, el helicóptero de la DGT.

Además, si queremos llevar Social Drive activo durante nuestro viaje y no tener que andar mirando a la pantalla, podemos activar sus avisos por voz desde los ajustes de la aplicación. Sin duda alguna, una de sus mejores funciones, ¡no sabes de las multas que vas a poder librarte hasta que lo tienes! Eso sí, que la económica no sea vuestra única motivación. En realidad, los radares, por poner un ejemplo, deben estar colocados en zonas peligrosas, así que si reducimos porque sabemos que viene uno de ellos, también estaremos atravesando esta zona a una velocidad mucho más apropiada para evitar problemas. Y lo mismo ocurre con los accidentes.

Tarifa Móvil + llamadas ilimitadas

Informa al resto de conductores

Además de beneficiarnos del uso de Social Drive, también podemos ser solidarios y poner nuestra granito de arena. Como usuarios anónimos, podemos dar parte de cuatro tipos de aviso en la aplicación:

  • Radar, ya sea fijo o móvil.
  • Control policial.
  • Problema, ya sea retención o accidente.
  • Presencia del ‘temido’ Pegasus, el helicóptero más respetado del espacio aéreo español.

Tan fácil como seleccionar el botón ‘Enviar’ que encontramos en la barra inferior de la app (con un avioncito de papel). Luego debemos elegir el icono correspondiente a la incidencia, completar el texto para identificar lo que ocurre o utilizar el micrófono y volver a pulsar en enviar, en esta ocasión bajo la caja de texto.

Desde ese momento, la incidencia aparecerá en el mapa para alertar a los demás conductores, aunque se mostrará como ‘no verificada’. En el caso de que otros usuarios también comiencen a reportarla, los desarrolladores contrastarán la información y la convertirán en información verificada, más fiable para todos aquellos que la reciban.

Novedades en SocialDrive

Una de las novedades que Social Drive implementó a consecuencia de la pandemia de coronavirus fue muy aplaudida por los transportistas. Con el cierre de numerosos locales de carretera y el aumento de precio de algunos de los que quedaron abiertos, la aplicación se volcó con ellos y decidió informar sobre dónde se podía parar y dónde no, así como de dónde era más o menos recomendable. Un servicio público que buscó ayudar a los más vulnerables, unos transportistas sin los que el país no hubiese podido continuar con su confinamiento.

Otra de las novedades reseñables vino también de la mano de la pandemia, aunque esta fue más simpática. Resulta que algunos usuarios decidieron utilizarla para denunciar a personas que estaban saltándose el confinamiento. Bien saliendo de casa para desarrollar actividades que estaban prohibidas, o bien para denunciar a conductores que no cumplían con los preceptos marcados por la ley (como por ejemplo, llevar a alguien al lado).

La verdad es que este tipo de aplicaciones móviles (nunca mejor dicho), bien utilizadas, pueden llegar a salvar muchas vidas. Cierto, sirven para escaquearse de controles de alcoholemia y narcóticos, pero también para otra muchas cosas que resultan tremendamente positivas, ¡a ver si a alguien se le ocurre cómo acabar con los pillos y todos contentos!

Artículo anteriorStimulus, aplicación profesional de entrenamiento cognitivo
Artículo siguienteLas mejores alternativas a Zoom
David Hernández
Decenas de millones de apps se descargan todos los años en España. Puede que incluso me quede corto con esta estimación. WhatsApp, la más descargada de nuevo en 2018, superó los 9 millones de descargas. Yo recuerdo perfectamente cuál fue mi primera app descargada (sin contar las preinstaladas). Fue Angry Birds y estuvimos jugando la familia toda la tarde y parte de la noche, lanzando pajaritos contra los cerdos verdes y sus construcciones. ¿Por qué me descargué Angry Birds? Sencillamente porque me habían hablado de ella y había podido verla en otros smartphones. ¡Además de que es muy divertida! Pero sin esta información previa, la navegación por stores oficiales de apps se convierte en una aventura sin rumbo, que pocas veces termina satisfactoriamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here