Hubo un tiempo en el que los lanzamientos de los videojuegos de Crash Bandicoot, el simpático animalejo propiedad de Naughty Dog, fueron de los más celebrados del universo PlayStation. Plataformas puras y duras que nos ponían la adrenalina por las nubes, ¡qué grandes fueron sus tres primeras aventuras!

Eso sí, las que llegaron después no se quedaron atrás: Crash Team Racing: Nitro Fueled (su propia versión a lo Mario Kart), Crash Bash (un entretenido juego de minijuegos para hasta cuatro jugadores a la vez)… Eso sí, con la llegada de las nuevas generaciones de videoconsolas la cosa se fue diluyendo. Por fortuna, los remakes de Crash Team Racing y Crash Bandicoot: N.Sane Trilogy, han vuelto a poner de moda sus juegos, ¡y ahora nuestro saltarín favorito está disponible también en Android!

La mejor adaptación posible de Crash Bandicoot

La verdad es que hay títulos que nos cuesta imaginar en el teléfono móvil, pero no entendemos cómo, si fue posible adaptar todo un Call of Duty de manera tan sobresaliente, no entendemos cómo hemos tardado tantísimo en tener un buen juego de Crash Bandicoot. Eso sí, podemos decir sin temor a equivocarnos que la espera ha merecido muchísimo la pena. King, la desarrolladora del videojuego, ha conseguido plasmar a la perfección el universo Crash Bandicoot en las pantallas de nuestros smartphones, ¡y ser así de fieles tampoco era tarea sencilla!

¿Cómo lo ha hecho? Pues optando por mantener el espíritu, todo el colorido y, como era de esperar, poniendo a nuestro amigo a correr y a saltar como si no hubiese un mañana. ¿Y qué pasa con los controles? Porque si algo es clave en el mundo de las plataformas es llevar a cabo una acción muy determinada en el momento justo, ¿verdad? Pues no hay ningún tipo de problema, porque la verdad es que se han currado una forma de jugar que va completamente acorde a la herramienta que tenemos entre las manos.

Tan sencillo como deslizar nuestros dedos por la pantalla de nuestro teléfono para que bien Crash o bien Coco obedezcan nuestras órdenes y podamos superar la pantalla de rigor. Com ya os hemos dicho lo más básico para nosotros, además del cuidado en la jugabilidad, era que fuesen capar de mantener todo lo que significa Crash Bandicoot, de no perder la esencia. ¿Y sabéis qué? Que después de haberlo probado durante varios días, creemos firmemente que no podríamos haber quedado más satisfechos con el resultado.

¡Larga vida a Crash Bandicoot para Android y ojalá que no sea el último! Nosotros apostaríamos por una versión multijugador online de Crash Bash, ¿que no?

El freemium, un modelo que no termina de convencernos

Si algo está de moda de un tiempo a esta parte en los videojuegos, pertenezcan a la plataforma a la que pertenezcan, es el modelo freemium. ¿Y esto qué significa? Pues que podemos acceder al título de forma gratuita, pero soportando una fuerte carga de publicidad y, si queremos acceder a determinados elementos, teniendo que pagar con dinero real por ellos.

Yoigo Custom

Cierto, por lo general se puede avanzar sin pagar ni un solo euro, pero lo cierto es que la diversión queda bastante limitada. Este juego de Crash Bandicoot es un buen ejemplo de ello: o bien compramos la versión premium y nos olvidamos de la molesta publicidad o el ritmo y, por tanto, parte de la diversión, se verán gravemente afectados por ello. Eso sí, ¿sabéis qué? El trabajo de los desarrolladores para sacar adelante Crash Bandicoot: On the Run! ha sido tan brutal que, a pesar de todo, continuamos dándole muy buena nota a esta maravilla.

De hecho, en el momento de la redacción de este artículo el juego rondaba las 700.000 opiniones y mantenía 4,4 estrellas sobre 5 de media. Un videojuego que, tal y como os decimos, sufre de cierta rotura de ritmo si no queremos pagar por él. Y eso, amigos, es digno de alabanza.

¿La parte mala de esto? Que si somos de dejar nuestros smartphones en manos de pequeñajos es posible que nos encontremos algún cargo no deseado en nuestra tarjeta bancaria, así que cuidado con esto. De todos modos, esto cada vez ocurre en más videojuegos, por lo que es más cuestión de vigilancia y educación que de prohibición. Si lo ponemos todo en una balanza no hay duda de que hay que probarlo, ¡y darse un atracón de frutas woompa!

¿Qué necesito para jugar a Crash Bandicoot: On the Run! en android?

Esto es lo mejor de todo, lo fácil que resulta acceder a un videojuego así de divertido y con el aliciente de estar protagonizado por un personaje tan carismático. Y es que, si soléis descargar este tipo de software para vuestros teléfonos, sabéis de sobra que no hay que ir a ninguna parte. ¡Lo único que hay que hacer es abrir Google Play y empezar a disfrutar!

Eso sí, antes conviene tener en cuenta algunas cosas:

  • La primera es que necesitaréis en torno a 700 Mb libres en vuestro terminal. Puede no parecer mucho si tenéis un teléfono móvil relativamente nuevo, pero si tiene un par de años y sois de acumular fotos y vídeos… ¡esto podría suponer un pequeño contratiempo!
  • Esta cantidad se correponde con los 200 Mb de su descarga y los cerca de 500 de los datos adicionales. ¡Procurad estar conectados a una red wifi cuando vayáis a poneros a ello!

Por lo demás, cuando más modernos sea vuestro teléfono, más memoria RAM y más tasa de refresco tenga la pantalla, mejor que mejor. De todos modos, el requisito principal es el del espacio, ¡por lo demás no deberíais tener ningún tipo de problema!

  • Aquí os dejamos el link de descarga en Google Play de Crash Bandicoot: On the Run!, dadle una oportunidad y ya veréis como no podéis dejarlo hasta conseguir todos los trofeos.

¿Y si os gusta tanto que no os importa pagar un poco por disfrutarlo de la mejor forma posible? Pues haced las compras que queráis, al fin y al cabo… siempre nos va a salir más barato eso que tener que comprar una videoconsola y una copia de Crash Bandicoot para ella. ¿Y cuándo terminéis con él? ¡Echadle un vistazo a nuestro listado de los mejores juegos para android sin conexión a internet!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here