Cuando empezamos a ver en las noticias, allá por el mes de diciembre de 2019, los estragos que estaba causando en China el nuevo coronavirus, poco podíamos imaginar la que se nos venía encima. O que necesitaríamos un radar para detectar la temida COVID-19.

Lo veíamos muy lejos, algo totalmente ajeno a nuestra sociedad. Pero es que la sociedad se ha globalizado y en unas pocas horas podemos estar al otro lado del planeta, con todo lo que ello implica.  Poco imaginábamos entonces la catástrofe sanitaria que se avecinaba en España. O que meses después íbamos a estar echando de menos una app digital para el rastreo de la nueva amenaza como la que algunos países asiáticos tuvieron desde los primeros compases de la pandemia.

Han hecho falta cerca de 30.000 fallecidos (oficiales), varios meses de confinamiento y una crisis económica sin igual para que los organismos pertinentes reaccionen , pero parece que al fin empezamos a ver la luz al final del túnel gracias a Radar Covid… al menos en lo que a detección se refiere.

Sabemos que faltan rastreadores, y que los análisis de las aguas residuales de las grandes ciudades indican que la situación podría ser aún más grave de lo que pensamos, pero… ¿cómo alertar a la gente de que ha podido estar en contacto con un enfermo durante los días previos a ser diagnosticado?

Combatir a los asintomáticos, máxima prioridad

Una de las características de la COVID-19 es que, aún siendo asintomáticos, los enfermos son altamente contagiosos desde los primeros días de contagio. Es decir, no saben que están enfermos, pero no importa: han podido ir contagiando la enfermedad allá por donde hayan pasado.

Hacía falta una solución automática que, tras la detección de un caso, informase a sus contactos de que podían haber contraído la fatídica enfermedad. De este modo, tendrían la posibilidad de acudir a un centro médico y comenzar con los protocolos de actuación. Pues bien, esa solución ya está aquí, se llama Radar Covid y llega fuerte por derecho propio al top de las mejores apps de medicina.

QUÉ ES LA RADAR COVID APP

Yoigo Custom

Tan solo un par de días después del levantamiento del polémico estado de alarma, el Consejo de Ministros aprobaba el piloto de una aplicación móvil destinada a salvar vidas desde antes incluso de su implantación.

Oferta fibra 600mb

En menos de una semana, la primera versión de la app Radar Covid comenzaba a probarse en la isla de La Gomera, un entorno controlado rodeado completamente por agua y la segunda isla más pequeña del archipiélago canario, únicamente superada por El Hierro.

Las pruebas duraban hasta el 31 de julio y en ellas se simulaban hasta cuatro oleadas ficticias de contagios con resultados muy positivos: la app Radar Covid detectaba cerca de 6,5 contactos estrechos por positivo ficticio confirmado. Tal y como hemos podido leer en la web del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, casi el doble de los 3,5 detectados mediante traceo manual en la actualidad”.

Los ensayos de Radar Covid, un rotundo éxito

En la comparecencia posterior, los responsables de la iniciativa reconocían que el primer objetivo del ensayo era conseguir que hubiese al menos 3.000 descargas de la app de salud entre los ciudadanos de La Gomera. Objetivo que al parecer no solo se cumplió, sino que se superó con creces al contabilizar más de 60.000 descargas en todo el territorio español a pesar de que Radar COVID aún no estaba disponible fuera del citado entorno.

Un segundo objetivo, no por ello menos importante, consistía en comprobar cuántos de los usuarios que habían descargado la app seguían manteniéndola en sus móviles después de haberla descargado. Esto es, una vez pasada la novedad… ¿estarían los españoles dispuestos a mantener la app funcionando en sus terminales?

Este tipo de actividades en segundo plano consumen tanto espacio como batería, por no hablar de esa falsa habladuría del control del Gobierno sobre nuestra privacidad… pero ahí también se obtuvieron resultados positivos. El porcentaje de retención superó el 80%, o lo que es lo mismo: cerca de 9 de cada 10 personas que descargaron la app decidieron que era positivo para su salud dejarla en su teléfono durante un tiempo.

¿Y todo esto para qué? Pues para poder testar Radar COVID en tiempo récord con el objetivo de poder ponerla a disposición de las comunidades autónomas, que deberían tener la app funcionando en su totalidad a mediados del mes de septiembre.

El primer temor de los usuarios potenciales fue que se violase su privacidad tras permitir ciertos accesos y permisos en sus smartphones. Por eso, el Ministerio ha insistido en que se han seguido a rajatabla las recomendaciones de la Comisión Europea y que dicha privacidad está absolutamente garantizada.

Según los expertos que han desarrollado la aplicación de rastreo de la COVID-19, los datos de los usuarios no se verán comprometidos porque nunca llegan a salir del teléfono hacia ningún servidor. Todo el proceso se lleva a cabo dentro de cada smartphone. Así, estos tampoco podrán ser localizados de ningún modo sin su consentimiento.

¿Y cómo sabe mi móvil si he estado en contacto con un positivo por coronavirus? Los cacharritos estos que llevamos en el bolsillo y/o en el bolso saben latín… pero conviene saber en qué criterios se basa el funcionamiento de esta app para saber que deberemos resucitar una funcionalidad que muchos tendrán olvidada desde hace tiempo: el bluetooth.

Bluetooth, un arma olvidada para luchar contra el coronavirus

Los que tenemos manos libres en el coche y los que gusten de escuchar música con cascos inalámbricos aún lo llevarán activado en sus terminales, pero… ¿cuánta gente lo desconecta nada más comprar el suyo y no vuelve a acordarse de que existe? Pues ojo, que en este caso llevarlo encendido podría salvarnos la vida. Literalmente.

Resulta que el bluetooth emite y registra automáticamente identificadores anónimos de otros teléfonos. El único requisito es que los dos dispositivos hayan estado a una distancia menor de dos metros durante al menos 15 minutos, justamente dos de los requisitos que más le gustan al dichoso coronavirus para encontrar nuevos huéspedes.

Así, si una persona da positivo en la prueba PCR y da su consentimiento, Radar COVID es capaz de identificar los teléfonos que han tenido un contacto cercano y prolongado con su smartphone durante los días anteriores al momento del diagnóstico y envía una alerta a sus dueños

En ella, la aplicación les informa de forma anónima de que existe la posibilidad de que se hayan contagiado. Además, informa de los siguientes pasos a seguir. Es decir, el Gobierno ha desarrollado una forma de avisarnos de que podemos estar en riesgo, pero sin saber (o eso aseguran), que somos nosotros, con nuestros nombres y apellidos, los posibles afectados, y tras tanta molestia… ¡qué menos que empezar a utilizarla si no lo estamos haciendo ya!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here